• 4 meses en bici por Sud y Centro América: Guada y César
  • 4 meses en bici por Sud y Centro América: Guada y César
  • 4 meses en bici por Sud y Centro América: Guada y César
  • 4 meses en bici por Sud y Centro América: Guada y César
  • 4 meses en bici por Sud y Centro América: Guada y César

4 meses en bici por Sud y Centro América: Guada y César

Guadalupe y Cesar, una pareja de jóvenes cordobeses, partieron en marzo del 2012, desde Jesús María, en Córdoba, rumbo norte. No sabían hasta donde llegarían: “Lo importante no es el destino, sino el camino” dijo César. Los dos con 26 años, ella es psicopedagoga y él profe de gimnasia laboral.

¿Que los motivo a hacer este viaje?
El viaje en bicicleta surgió cuando, entrenando en ciclismo, me surge la curiosidad de averiguar que pasaría si todos los kilómetros que hacía diariamente para entrenar los hiciera en línea recta, a manera de viaje. Hasta donde llegaría. La idea de viajar por Latinoamérica la tenía mucho antes de estar en pareja pero se lo anuncie mucho después de haber comenzado la relación. Lo que desencadenó en una pregunta: ¿Viajarías conmigo? Y así comenzó la planificación.

¿Dónde fueron y cuánto tiempo pasaron en cada lugar (país)?
El tiempo que pasábamos en cada país dependía mucho de las dimensiones del mismo, los atractivos y el factor social. Por ejemplo, en Bolivia tuvimos muchos problemas de carácter social, al principio intentamos manejarnos en bicicleta y los conductores nos escupían o tiraban bolsas de basura, por lo que la primera sensación del lugar fue bastante desagradable, motivo por el cual pasamos apenas 7 días en Bolivia, nos movimos en tren hasta La Paz y continuamos desde allí en bicicleta hasta Perú.
En países geográficamente mas grandes estábamos mucho mas tiempo dado nuestra condición de viaje. En Perú y Colombia estuvimos casi 1 mes en cada uno, en Ecuador unos 15 días y en Panamá y Costa Rica unos 20 días entre los dos.

¿Donde dormían?
En donde fuera más barato. En Argentina no teníamos problemas para dormir en las estaciones de servicio, bomberos o campings, en el resto de los países escaseaban los campings por lo que terminábamos en hoteles, bomberos o alojamientos de Couchsurfing. (Los hoteles en la mayoría de los países eran mas baratos que cualquier camping de Argentina).

¿Cómo se desplazaban de un lugar a otro?
En bicicleta o a dedo, rara vez colectivo, solo para entrar o salir de las ciudades mas grandes.

¿Que fue lo más interesante del viaje? Lo que más les gusto, impacto, sorprendió.
El recorrido sin dudas era más interesante que el destino. En el camino conocíamos las cosas mas curiosas… Pasamos por ruinas en Perú, cascadas enormes en Colombia, volcanes en Ecuador, playas de Panamá y Costa Rica. En fin, lo más lindo de la bicicleta era la posibilidad de poder apreciar todo lo que nos rodeaba con el silencio característico de nuestro vehículo, inclusive muchos lugares hermosos a los cuales llegábamos eran recomendados por la gente local que cruzábamos en las rutas.

¿Se fueron con fecha de regreso o indeterminada? Cambio durante el viaje?
Lo único que condicionaba el viaje eran nuestros ahorros, no queríamos trabajar en el trayecto, la idea era enfocarnos en lo nuestro hasta que se nos acabara el dinero y volver.

¿Cambiarían algo de lo que hicieron?
Si tuviéramos nuevamente la oportunidad de hacerlo seguramente lo haríamos mas despacio y con mas dinero. Conocer lugares se volvió casi adictivo, cuando llegábamos a algún lugar, por mas bello que fuera, decidíamos seguir a conocer el siguiente, siempre a la expectativa de que lo que seguía era mejor, razón por la cual nunca disfrutábamos con tranquilidad el lugar en el que ya estábamos.

Cuando se viaja por mucho tiempo hay que cuidar mucho el presupuesto. Nos pueden dar algunos consejos para ahorrar en este tipo de viajes?
Nosotros siempre comíamos en comedores locales, nada relacionado con el turismo. La mayoría de las veces para hacer un tour o algo como eso averiguábamos como poder hacerlo solos, como llegar sin depender de ninguna agencia de viaje. Para dormir siempre buscábamos hoteles alojamiento, usualmente eran mucho mas baratos que los hostels y con nuestra anafe cocinábamos adentro sin que nadie se diera cuenta, jaja!. Utilizamos mucho Couchsurfing y Warmshowers, lo que nos permitió ahorrar muchísimo dinero en estadía, sobre todo en las ciudades más grandes. Los bomberos de las ciudades siempre eran una buena forma de acampar sin pagar nada.

Después de compartir tanto tiempo juntos fuera de casa y en condiciones algunas veces muy alejadas de lo cotidiano, ¿Cómo fue la convivencia entre ustedes?
Muchas veces alegres, muchas veces difíciles. Las condiciones de la bicicleta y los “retos” que enfrentábamos a diario generaban muchos roses durante los recorridos, aprendimos que un objetivo en común era más fuerte que cualquier discusión y siempre tratábamos de solucionarlos y continuar.. A lo sumo, cuando nos peleábamos, uno pedaleaba 100 mts adelante del otro, jaja!.

¿Este viaje les cambió la vida de alguna forma?
Tal vez cambió la perspectiva con la que vemos las cosas, nada es tan peligroso como se dice, nada es tan seguro como aparenta. Aprendimos a protegernos y ser curiosos, mientras más lo éramos más lugares y personas conocíamos.

¿Que le recomendarían a otras parejas que estén pensando en viajar juntos por mucho tiempo?
Que disfruten el camino y aprendan mucho de las vivencias propias. Cada viajero tiene su perspectiva con respecto a lo que lo rodea, lo único objetivo que podrían escuchar en estas condiciones seria el estado del trafico. El resto del conocimiento debería ser pura y exclusivamente dado por la propia experiencia.

¿Y ahora qué sigue?¿ volverían a hacer un viaje largo como este? O se quedan en casa por un rato y sólo viajes cortos?
Por ahora no mas viajes largos, estamos esperando el nacimiento de nuestra niña y esa será nuestra prioridad.

¿Les gustaría compartir alguna enseñanza, anécdota, experiencia o recomendación sobre esta aventura?
Experiencias hubo muchísimas, sería difícil por escrito hacer un resumen. Sin embargo siempre recordamos una situación particularmente anecdótica. Desde que salimos de Quito (Ecuador) hasta nuestra llegada a Pereyra (Colombia) donde recorrimos alrededor de 700km nos topamos con un espejo, tan simple como eso, hacia más de 15 días que no nos veíamos en un espejo, fue algo muy curioso y reflotó nuestra capacidad de asombro; algo tan cotidiano para la vida actual fue ese día algo totalmente sorpresivo – Para aclarar, usualmente los lugares donde dormíamos eran tan baratos que ni espejo tenían! Jaja! –

Aquí les dejamos su Facebook, donde pueden ver más fotos del viaje y hacerles alguna consulta.

Brenda Basile

Acerca de Brenda Basile

Viajera empedernida, ciudadana del mundo. Con formación profesional en Administración en Córdoba, Argentina, y con formación práctica en viajes alrededor del mundo. Vivió en la Patagonia Argentina y en Córdoba, en el Caribe Mexicano, y en varias ciudades europeas. Viajó en avión, en bus, en tren, a dedo y en bicicleta alrededor del globo, aprendiendo ese hermoso arte, el arte de viajar. Y ahora comparte con ustedes todo lo aprendido, en ViajesDePareja!

Deja un comentario

Cerrar
*
*