Viajes en pareja: Egipto

Egipto: Viajes en pareja

Los misterios ocultos tras las grandes pirámides de la antigua civilización egipcia, han despertado curiosidad a griegos y romanos. Por ello se lo considera uno de los destinos turísticos con más antigüedad. Su gran desierto, sus oasis, la costa del mar rojo y las joyas arquitectónicas cuyo modo de construcción resulta imposible, atraen actualmente a turistas del mundo entero, atraídos por esta maravillosa cultura.

La sociedad egipcia, debido a su aislamiento por los desiertos que lo rodeaban, forjó una civilización que mantuvo la unidad cultural por varios siglos. Se diferenciaron del resto de África, con técnicas sofisticadas de caza y agricultura, escritura, un complejo simbolismo religioso y las imponentes e indescifrables, aun al dia de hoy, pirámides y templos.

El Cairo, su capital, y la ciudad árabe más poblada de África, muestra su encanto en la parte medieval. Mezquitas en cada esquina, iglesias coptas, enormes puertas medievales y bazares que venden de todo. El museo egipcio, primer parada para los visitantes, aloja los tesoros de Tutankamón, momias, sarcófagos, cerámica y joyas, legados del glorioso reinado del antiguo Egipto. En sus alrededores las pirámides de Giza, junto con la gran Esfinge, son sus principales atractivos.

En el Valle del Nilo, que se extiende a lo largo del país, desde Sudan hasta su desembocadura en el Mediterráneo, es donde se concentra la mayor parte de la población. Las aguas del Nilo han dado vida a las civilizaciones egipcias, y hoy pueden ser navegadas en un cómodo y lujoso crucero o en feluca, tal como lo hacían en tiempos pasados.

Partiendo desde la ciudad de Asuán, al sur, es posible embarcarse en un crucero de tres a siete días. En su recorrido, de alrededor de 200 km por el río, hasta Luxor, se visitan todos los tesoros arqueológicos de Tebas, sus necrópolis, y Abu Simbei. Muchas parejas se deciden por el crucero por su comodidad y la posibilidad de apreciar en poco tiempo muchas de las ruinas.

Los templos de Luxor, ubicados en el centro de la ciudad, eran lugar de adoración para cristianos y luego musulmanes, en la mesquita construida en su interior. Los templos de Karnak, el lugar más importante de adoración de los antiguos egipcios, es un complejo espectacular de obeliscos, santuarios y kioscos dedicados a los dioses de Tebas. El valle de los reyes situada en la necrópolis de tebas fue donde Tutankamon y otros faraones fueron enterrados.

La península de Sinai, con sus costas coralinas y playas de palmeras, ofrece extraordinarias condiciones para el buceo y snorkel. En el  golfo de Aqaba los numerosos resorts de primer nivel, ofrecen a las parejas el mejor entorno para sus vacaciones.

La costa del mar rojo cuenta con arrecifes coralinos más alejados de la costa, sobre todo centrados en Hurghada, paraíso de los submarinistas y el destino más elegido por los que buscan relajarse en la playa. Con sus 15 km de costas, y muchas opciones de alojamiento, restaurantes y  bares es muy aclamado. Y tierra  adentro, el desierto montañoso del este alberga los monasterios de San Pablo y San Antonio, canteras romanas, arte rupestre y faraónico, poco tocado por el turismo.

Los oasis del desierto del oeste ya llevan varias décadas de haber sido incluidos en los circuitos turísticos. La ciudad oasis de Siwa, cercana a la frontera con Libia es conocida por su bello entorno y las ruinas del templo del oraculo. Se puede optar por el circuito del gran desierto, que atraviesa los cuatro oasis principales Bahariya, Farafra (y entre ellos el desierto blanco), Dakhla y Kharga. También por allí se encuentran los cuasi oasis de Fayum y Wadi natrum, con valles sembrados de fósiles de ballenas, ruinas antiguas y monasterios coptos (cristianos egipcios).