Viajes en pareja: Marruecos

Marruecos: Viajes en pareja

Marruecos es un país árabe del norte de África y un tesoro para el turismo. Es el predilecto de las parejas europeas, principalmente españolas y francesas. Esto es debido a la riqueza de su patrimonio histórico, a su variada geografía de montañas, desiertos y costas, y sobre todo al exotismo de su cultura y su gente.

La puerta de entrada de marruecos es la ciudad de Tanger. Se sitúa al norte del país, a orillas del estrecho de Gibraltar, que separa al continente africano del europeo.Allí se representa el sincretismo entre la cultura europea y la africana. Sus lugares de interés turístico son la Medina, La Gran Mezquita y el museo Dar Mandoub.

Fortalezas y palacios erguidos desde la época colonial deslumbran con su imponencia. De las cuatro ciudades imperiales, Fez es la que más se destaca. Posee la mayor zona peatonal y medieval del mundo, acompañando su magnificencia las puertas y murallas que la rodean. Es considerada como el centro cultural y religioso del país.

En las cercanías de Fez, se encuentra Meknes, otra de ellas, que fue declarada por Unesco como patrimonio de la humanidad. La combinación armónica de arquitectura islámica y europea, en una antigua capital del Magreb, junto con su enclave al pie de las montañas del atlas medio le han dado su reputación. No muy lejos de allí se encuentran también las ruinas romanas de Volubilis.

Marrakech es otra de las ciudades coloniales y que mayor interés despierta en los viajeros. También se la llama la ciudad roja, por el color de sus edificios, que resaltan ante el escenario de los atlas de fondo. Se caracteriza por sus monumentos de arte islámico y por el centro antiguo amurallado, o medina. En la plaza principal Jemaa El-Fna se respira el auténtico Marruecos. Entre encantadores de serpientes y vendedores de comida típica y artesanías,  se destaca la majestuosa mezquita Koutoubia, cuyo minaret, de 70 metros de altura es visible a varios kilómetros.

Hacia el sur las montañas del atlas descienden y se encuentran con las dunas de arena, conjugando un paisaje espectacular. En el camino entre Essaouira (costa) y Merzuga (desierto) se encuentran la ruta de las mil Kasbahs. Son fortalezas de adobe rojizo, muchas veces mimetizadas con los colores del entorno.  Las más notorias se encuentran en los alrededores de Ouarzazate.

Una opción muy acertada es hacer una travesía en el desierto, ya sea en 4×4, o en camello para las parejas más aventureras, y luego pasar la noche bajo las estrellas del desierto. Será una experiencia inolvidable en un viaje de pareja.