Viajes en pareja: Haiti

Haiti: Viajes en pareja

Haití es un país caribeño, que comparte con República Dominicana la isla La Española, denominada así por Cristobal Colón cuando la descubrió en 1492. Baña sus costas el Atlántico y el mar Caribe por lo que cuenta con hermosas playas de aguas cálidas y vírgenes, además de paisajes montañosos y exuberantes.

Haití solía ser un punto turístico caribeño rimbombante antes del huracán del 2010, y ahora el gobierno está tratando de revivir esos gloriosos años con una campaña  publicitaria agresiva para poder sacar adelante al país más pobre de América.

A pesar del desastre causado por el huracán 3 años atrás, la extrema pobreza y la inestabilidad política, es un país que ofrece una inmensidad de playas caribeñas, de clima cálido, aguas prístinas y una rica historia por conocer.

Dos tercios del turismo actual que visita Haití no sale del cerco que rodea al resort Labadee y que se puede acceder sólo por barco (existe un camino pero casi intransitable). Este territorio es propiedad de la empresa de cruceros Royal Caribbean, y está preparado para la gente que llega en sus barcos. Cuenta con todas las comodidades para pasar un día de playa divertido y sin que falte nada.

Pero si se animan, el verdadero Haití está escapando del cercado! Nada tiene que ver el resto de Haití con lo que ahí adentro se vé. En Labadee no ofrecen siquiera excursiones para salir de allí.

Si se aventuran a conocer los alrededores, será extremadamente útil para moverse tener un contacto local. Comer en los restaurantes locales, viajar en tap-tap o recorrer alguno de los  mercados populares, son experiencias muy divertidas y vale la pena hacerlas. Será mucho más fácil y seguro si lo hacen de la mano de alguien confiable que haga de guía e intérprete.

Sin embargo, si alguno de los dos es un poco sensible, deben ser advertidos que estarán visitando un país con extrema pobreza con las consecuencias sociales que eso implica. No esperen nada cercano a lujos, y hasta muchas veces los servicios básicos como electricidad, no funcionan. Deben estar preparados para lidiar con inconvenientes y contratiempos, alguno siempre se presenta.

Para terminar, les dejo este comentario que encontré en uno de los tantos artículos que recurrí para escribir estas líneas. Me gustó mucho porque deja una lindo mensaje y describe muy bien al país:

“El paisaje es precioso, existen fuera de Puerto Príncipe gente y lugares absolutamente hermosos , y una vez que sales un par de horas fuera de la capital, las carreteras se vuelven de tierra y las montañas se vuelven más accesibles en burro o caminando. Las personas que  viven en estos lugares apartados no hacen dinero, viven un estilo de vida agrario, con muy poco apoyo de vehiculos o influencias externas. Las iglesias del Ejército de Salvación están por todas partes y nos ofrecieron un lugar para instalarnos y sumergirnos en las zonas “más pobres” de Haití, pero fue en estas áreas que experimenté la verdadera riqueza: la felicidad, la independencia y el espíritu comunitario. Hubo una gran cantidad de peligro en estos lugares, pero contribuyó a la aventura, y mis vacaciones en Haiti fueron increíblemente de apertura mental, en el sentido que me enteré de lo poco que realmente necesitamos para disfrutar de la vida y ser feliz.”

Micah Olson. http://www.npr.org/2013/01/29/170187951/for-your-next-caribbean-vacation-haiti-maybe