Crucero de a dos

Como bien lo comentamos en nuestra presentación, el objetivo de viajes de pareja es brindarles un abanico de opciones para ayudarlos a tomar la mejor decisión, y la que mejor se adecúe a sus expectativas y posibilidades cuando se trata de algo tan importante como la luna de miel. En el artículo de hoy vamos a hablar de otra alternativa, muy de moda en los últimos años para pasar esos días soñados con tu pareja: los cruceros.

Ya sea por el caribe, el mediterráneo o los helados mares del norte, hoy en día la oferta es variada, muy completa y con muy buen servicio, y la mayoría tienen preparado un paquete especial para parejas en su viaje de novios. Estas ciudades flotantes, ofrecen diferentes servicios para disfrutar de a dos y convertir esa escapada, en una escapada romántica. El romanticismo no sólo tiene que ver con los destinos a visitar, sino con toda la estancia en el barco que comienza al abordar.

Dentro de las opciones arriba del barco podemos enumerar algunas de ellas como relax en la piscina o  algunas de las actividades que ahí se realizan con sus animadores, ir al cine, teatro o  un concierto, o dedicar una tarde en el spa para consentir el cuerpo en el sauna y con masajes relajantes. Por la noche se puede optar entre el casino o fiestas temáticas en la disco para bailar hasta el amanecer, que por cierto se ve muy bonito desde el barco, y se puede acompañar por un desayuno romántico en la terraza que con todo gusto lo prepararán para los recién casados.

Historias de Cruceros en pareja


Ver más historias de cruceros en pareja

 

  • Mediterráneo: normalmente operan durante todo el año, y la duración varía entre 7 y 10 días.
  • Mar del Norte y Mar Báltico: suelen operar solo durante el verano, y su principal atractivo son los fiordos noruegos y el sol de Medianoche. Duran entre 7 y 15 días.
  • Caribe: suele ser el más buscado por el clima cálido y las islas con excelentes playas. Opera todo el año.
  • América del Sur, Patagonia y Antártida: recorridos tanto por el Atlántico como por el Pacífico. Con menos demanda que los anteriores, aunque creciendo, sobretodo en los hielos polares, Estrecho de Magallanes, Tierra del Fuego y el Canal de Beagle.