Viajes en pareja: República Checa

República Checa: Viajes en pareja

La Republica Checa, y Praga particularmente, luego de la caída del muro de Berlín, lograron incrementar el turismo de forma vertiginosa.  Convirtiéndose así en una de las ciudades más visitadas a nivel mundial.  La famosa ciudad dorada, por la tonalidad de sus arboledas en otoño, pasó a ser un destino de moda.

Gracias a haber escapado a los bombardeos de la guerra  aun se pueden contemplar su bella arquitectura en una caminata por el casco antiguo. Recomiendo atravesar los puentes históricos, sobretodo  el de Carlos y el barrio del Castillo (Hradcany). Otro punto imperdible lo constituye el barrio judío, el cementerio, la sinagoga y el Museo, construido para educar y mantener viva la memoria de lo acontecido a la comunidad judía checa.

El resto del país,  igualmente bello y con un encanto pintoresco por su pequeñez, vale mucho la pena de visitar. Hoy en día, la infraestructura para recibir al turista está muy bien desarrollada, al igual que el resto de Europa, y a precios mucho más accesibles.

La mixtura de la cultura alemana y eslava ha quedado plasmada en su arquitectura gótica y renacentista. Esto se puede ver en los cientos de pueblitos del interior, con un trazado urbano muy atractivo y un patrimonio histórico muy rico. Doce de sus ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ofrecen una arquitectura medieval sin igual.

Los encantadores pueblitos  y los castillos y caseronas antiguas, le dan un toque romántico al país. Y muy especialmente la ruta de los castillos, es un increíble paseo para parejas que comienza en Mannheim y finaliza en Praga. Imperdible para los enamorados!

Si bien es un pequeño país, tiene una gran belleza natural atractiva para cualquiera. Sus fronteras rodeadas de montañas otorgan la posibilidad de largas travesías en contacto con la naturaleza. Las termas y sus poderes curativos son disfrutados por gente de todo el mundo en los balnearios de Marianske Lazne , Karlovy Vary y Frantiskovy Lazne.

Y para terminar con los atractivos de este fascinante país de Europa del Este nos queda nombrar a la cerveza. Con los consumos de cerveza más altos del mundo, los checos tienen una excusa. Además de tener cervecerías regadas por todo el país, es muy rica. En la región de Bohemia se encuentran las cervecerías más populares, en particular la Pilsener, en Plzen, y en Budweis. No dejen de probar algunas!

Historias de vacaciones en República Checa

Ver más historias de vacaciones en República Checa