Viajes en pareja: Canada

Canada: Viajes en pareja

Canadá es un extenso país, poseedor de una belleza natural inigualable. Su baja densidad poblacional ha permitido que se mantengan intactos paisajes y entornos naturales que deleitan la vista y enaltecen el alma. Planear la luna de miel en Canadá implica iniciar un viaje de exquisitez sensorial y plenitud espiritual; después de todo, aquí es posible visitar ciertos paisajes únicos en el mundo.

Canadá ofrece una amplia oferta en cuanto a actividades al aire libre, ya se trate de un viaje de novios en invierno o durante la época de temperaturas más cálidas. En el primer caso, las montañas de Alberta son famosas por sus pistas de esquí; el snowboard, el hockey sobre hielo, las carreras de trineos tirados por perros, son otras prácticas habituales de la estación.

En verano, las temperaturas agradables no sólo invitan a lucir menos ropa, sino que se puede disfrutar de deportes como el golf, el esquí acuático, el tenis y el siempre romántico paseo en veleros, ideal para quienes han llegado hasta los lagos canadienses en un viaje de novios.

Quienes deciden pasar su luna de miel en Canadá pueden disfrutar paisajes de ensueño como el de la Isla del Príncipe Eduardo (famosa, además, por las historia de Anne of Green Gables, novela de la canadiense Luisa Montgomery) o el faro de Peggy's Cove, en Nueva Escocia. Montañas y lagos, playas tranquilas y ríos turbulentos, dan a sus visitantes cientos de rincones únicos y encantadores para hacerlos su lugar en la luna de miel.