• Trekking Norte Argentino, Tilcara-Calilegua: Ignacio y Darío
  • Trekking Norte Argentino, Tilcara-Calilegua: Ignacio y Darío
  • Trekking Norte Argentino, Tilcara-Calilegua: Ignacio y Darío
  • Trekking Norte Argentino, Tilcara-Calilegua: Ignacio y Darío
  • Trekking Norte Argentino, Tilcara-Calilegua: Ignacio y Darío

Trekking Norte Argentino, Tilcara-Calilegua: Ignacio y Darío

¿Dónde fueron?
Hicimos una caminata de 4 días desde Tilcara hasta San Francisco, provincia de Jujuy. Salimos desde la puna jujeña y llegamos al borde de la selva de Calilegua. La mayor parte del camino es sendero, y en partes transitamos por el antiguo Camino del Inca. Fuimos acompañados por mulas que llevaban casi todo el equipaje (ropa, carpas, bolsa de dormir, comida).

¿Contrataron los servicios de alguna agencia de viajes?
Contratamos los servicios de un guía no comercial: una persona avezada en caminatas con experiencia en ese tramo.

¿Cuántos días?
Desde el aclimatamiento en Tilcara, por la altura, hasta el final del recorrido, fueron 5 días en total.

¿Por qué eligieron este lugar y esta aventura?
Dos amigas nuestras, Lía y Mariana, que ya habían hecho la caminata en dos ocasiones, nos animaron a que fuéramos con ellas. A pesar de las maravillas que contaban de la experiencia, sólo pudimos dimensionarla al vivir nosotros mismos la aventura.

Actividades No hubo actividades más allá del constante caminar, observar el paisaje, tomar fotos, conversar de la vida, contar anécdotas, admirarnos del paisaje.
Hospedaje Una noche de hospedaje en carpa; dos noches de hospedaje en refugios de pobladores que viven a la vera del camino.Lugares muy básicos, donde es necesario la bolsa de dormir para pernoctar en ellos
Comidas La primera cena la hizo el guía en la noche de carpa; las segunda y tercera cenamos en las casas-refugios donde paramos No hay bares ni restaurantes en el camino, sólo poblados de muy pocos habitantes, cabras, ovejas y guanacos. Los almuerzos los llevamos nosotros.

¿Usaron algún sitio en internet para buscar información para el viaje?
El contacto de guía Miguel Montenegro fue a través de amigas que lo conocían. Miguel no tiene página web aunque si Facebook. Se lo puede ubicar por este medio.

¿Les quedó algo que les hubiera gustado hacer o ir que no pudieron (por tiempo, presupuesto, otro)?
Quizás un día de descanso en el medio de la caminata, para recuperar fuerzas y admirar un paisaje tan despoblado de gente, sería una opción a considerar en el futuro.

¿Qué fue lo más impactante de la aventura?
Claramente, todo el recorrido fue altamente impactante. Primero porque requiere de cierto estado físico al que sólo se llega haciendo actividades físicas de forma sistemática desde mucho tiempo antes. Cuatro días de caminatas, de 8 a 10 horas diarias, a alturas que llegan a los 4000 m., requiere de mucho esfuerzo físico.
Segundo, porque el paisaje es inigualable. Las vistas de los senderos, de los cerros, de los bosques de alisos, de las cumbres peladas de vegetación, de la selva al final del recorrido, todo ello es sublime.

¿Si lo volvieran a hacer, cambiarían algo?
Sí, llevaríamos con nosotros pastillas contra el apunamiento, algo que no llevamos y que padecimos el primer día de caminata.

¿Algún consejo que le quieran dar a una pareja que quiere hacer algo parecido?
Mucho entrenamiento físico; saber de antemano que no es un viaje de placer, sino una aventura antropológica y paisajística en la que uno pone a prueba su perseverancia física.

¿Ya habían hecho algún viaje de aventura juntos? Fue positivo como pareja?
Somos una pareja con más de 28 años de convivencia y dos de matrimonio civil; durante todo ese tiempo fueron muchísimos los viajes que hicimos juntos: 3 años viviendo y trabajando en España, con visita a Marruecos incluida; muchos viajes a distintas playas de Brasil, México, Guatemala, Estados Unidos, Colombia, Chile y numerosos puntos de nuestro país. Este viaje en particular fue provechoso pues nos permitió cuidarnos el uno al otro en situaciones un tanto extremas.

¿Les gustaría contar alguna anécdota?
Darío, mi compañero, se apunó durante la subida al primer cerro. A las pocas horas de comenzar la caminata comenzó a tener fuertes dolores de cabeza y vómitos constantes. A pesar de ello, los amigos que iban con nosotros y que conocían de esto, lo animaron a que continuara. Llegó reptando a la carpa después de 8 horas de caminar. Lo fantástico fue que a la mañana siguiente, después de dormir 12 horas en la carpa, se levantó refulgente, como si nada hubiera sucedido. A partir de ese segundo día se puede decir que disfrutó de la aventura.
Otra compañera, Florencia, tuvo un problema en la rodilla en el segundo día de caminata; por eso decidió hacer el tercer día a lomo de caballo. Lo que no se imaginó fue que ese día había que trepar alturas importantes y que resultaba mucho más seguro hacerlo por los propios medios que hacerlo por los medios del caballo; un traspié del animal podría haber tenido consecuencias fatales para ella.

Brenda Basile

Acerca de Brenda Basile

Viajera empedernida, ciudadana del mundo. Con formación profesional en Administración en Córdoba, Argentina, y con formación práctica en viajes alrededor del mundo. Vivió en la Patagonia Argentina y en Córdoba, en el Caribe Mexicano, y en varias ciudades europeas. Viajó en avión, en bus, en tren, a dedo y en bicicleta alrededor del globo, aprendiendo ese hermoso arte, el arte de viajar. Y ahora comparte con ustedes todo lo aprendido, en ViajesDePareja!

Deja un comentario

Cerrar
*
*