Viaje de Novios al Norte Argentino

Después de haber comenzado una luna de miel en las luces de Buenos Aires, no hay como seguir el paseo en el colorido norte argentino. El contraste será impactante. Del ritmo agitado, estresante  y citadino de los porteños a la apacible amabilidad de los habitantes norteños. Del obelisco, calles colmadas, teatros, bares bohemios al folclore de las peñas, empanadas salteñas, tamales y vino tinto en un escenario de valles, salinas y cerros multicolor.

El norte argentino, conocido en el mundo entero por la belleza de su entorno natural, por las culturas precolombinas y por la arquitectura de la época colonial que se conserva intacta, invitan al viajero a retornar en el tiempo rodeado de una belleza inigualable, como son Purmamarca y su cerro de 7 colores, la Quebrada de Humahuaca, los Valles Calchaquíes, La Yunga, la Puna y Salta “la linda”.

Un recorrido muy recomendable para la pareja de amantes es el del tren de las nubes. Este trayecto de 217 km (de ida y luego otros 217 de vuelta) los regocijará al enseñarles enfrentados a la Puna con las nieves eternas de la Cordillera de los Andes, a la Quebrada de Humahuaca, rodeada de cerros de varios colores y laderas cubiertas de cardones. Parte desde la ciudad de Salta, su punto más bajo y alcanza, al final del recorrido, en la Polvorilla, los 4200 mts de altura, siendo uno de los trenes más altos del mundo.

Los visitantes se enamoran de esta región por su única combinación de naturaleza, gastronomía y cultura aborigen. La cultura inca sobrevive hoy en sus habitantes y se manifiesta en la arquitectura, artesanías, costumbres y en las actividades religiosas que mezclan ambas creencias paganas y católicas.

La quebrada de Humahuaca se encuentra en Jujuy, en un vasto valle con increíbles tonalidades. El ritmo lento de de su pequeño pueblo de casas de adobe enclavado en las montañas le da al área un único y fascinante carácter. Purmamarca está ubicada al pie del cerro de siete colores. Su fuerte precolombino, las festividades del carnaval y la veneración a la pachamama son joyas imperdibles.

Salta tiene una interesante herencia arquitectónica y arqueológica digna de visitar. El paisaje urbano se dota de bellas casas, museos e iglesias coloniales perfectamente conservadas, y angostas callecitas iluminadas con faroles provocando un ambiente muy romántico y tranquilo para el disfrute de una luna de miel encantada.

Los Valles Calchaquíes se extienden desde la provincia de Salta, parte de Tucumán y Catamarca. Son un sistema de valles y montañas con extrañas formaciones geológicas y erosiones provocadas por el viento, donde hubo una fuerte presencia indígena, otorgándole hoy un mayor atractivo al paseo por sus circuitos en los cuales se pueden visitar restos de construcciones precolombinas casi intactas, pintorescos pueblitos coloniales y viñedos de altura.

Las salinas grandes, ubicadas entre Salta y Jujuy, son una amplia extensión de sal de más de 200 km cuadrados que encandilan por el color blanco que las conforma. La visita a este deslumbrante planicie puede estar acompañada de un aprendizaje en el modo de extracción de la sal aprovechando la amabilidad de los obreros que allí trabajan.

 

Brenda Basile

Acerca de Brenda Basile

Viajera empedernida, ciudadana del mundo. Con formación profesional en Administración en Córdoba, Argentina, y con formación práctica en viajes alrededor del mundo. Vivió en la Patagonia Argentina y en Córdoba, en el Caribe Mexicano, y en varias ciudades europeas. Viajó en avión, en bus, en tren, a dedo y en bicicleta alrededor del globo, aprendiendo ese hermoso arte, el arte de viajar. Y ahora comparte con ustedes todo lo aprendido, en ViajesDePareja!

Deja un comentario

Cerrar
*
*